Inicio Cortita y al pie De Villa Fiorito a Culiacán

De Villa Fiorito a Culiacán

Por: Aldair Miranda.

 

El tema que rodea al mundo del fútbol no puede ser otro mas que el regreso de Diego Armando Maradona a la dirección técnica. El “10” ha dado la nota y ha generado que tanto en medios nacionales como internacionales el nombre y el escudo de Dorados de Sinaloa aparezca en todas las pantallas.

¿Golpe mediático? Por supuesto que sí, basta con mencionar el nombre de Maradona para generar una reacción entre los seguidores a este deporte. Para bien o para mal, pero eso es lo que genera el Diego.

Hasta hace quince años muy pocos imaginaban que hubiera fútbol en Culiacán. ¿Primera División? era mucho soñar, pero que el mejor jugador en la historia llegara a sentarse en el banquillo del Estadio Banorte ni siquiera los más locos.

El campeón del mundo en México 1986 tomará al equipo de Sinaloa a mitad de torneo y sumergido en el fondo de la tabla general del Ascenso Bancomer MX sin victorias todavía. Sin embargo, esos números poco importarán para el próximo sábado, pues Maradona será el atractivo principal.

La capacidad para 20,000 espectadores quedará ahora sí corta para recibir al Pelusa en la tribuna, ni se diga en el palco de prensa o en la sala de conferencia.

Mucho se podrá debatir sobre la trayectoria de Maradona como entrenador, de la cual lo más destacado ha sido dirigir a la Selección Argentina en Sudáfrica 2010, pero lo que no se puede discutir es la presencia y el mensaje y motivación que puede transmitir desde el banco.

Maradona, controversial, amado, odiado, idolatrado hasta el extremo, pero siempre un referente a la hora de hablar del fútbol. En México hizo historia hace treinta y dos años como jugador y ahora buscará hacerla como entrenador en un equipo que a partir de hoy ya no será tan desconocido en el mundo.

El objetivo mediático ya se cumplió, ahora faltará ver que puede ofrecer Diego Armando en el aspecto deportivo. La ciudad de Culiacán lo recibe y seguramente estará digiriendo la noticia de su llegada todavía.